Cine en español, temporada 2018-19

Y de nuevo comienza la temporada de poder disfrutar cine en español, en los diferentes ciclos de cine que hay organizados.

En Zúrich las proyecciones tendrán lugar en la ETH-Zürich y serán de entrada gratuita, un viernes al mes a las 19h. Podéis ver el pdf en esta página.

 

  • 21 de septiembre de 2018: Mi gran noche
  • 9 de noviembre de 2018: La novia
  • 7 de diciembre de 2018: Don Quijote I y II
  • 18 de enero de 2019: Lista de espera
  • 8 de marzo de 2019: Flamenco
  • 12 de abril de 2019: 7 vírgenes
  • 24 de mayo de 2019: El método Grönholm
  • 14 de junio de 2019: Atrapa la bandera

En Aarau, el Cinecito  tiene ya su programación. Las proyecciones tienen lugar en Stadtmuseum Aarau, y la entrada costó en 2017-18 unos 10 CHF, y vendían tapas y vino a partir de las 19:30h y durante la pausa. Podéis seguir su página de Facebook.

42484860_1358712544260159_2827382584479055872_o.jpg

En Lucerna, es en el Stattkino. Siempre a las 18 h, menos el 13 de enero de 2019.

Captura de pantalla 2018-09-06 a las 19.13.14.png

Se proyectará:
  • 21 de octubre de 2018: Sin vergüenza
  • 18 de noviembre de 2018: Sicixia
  • 13 de enero de 2019: Atrapa la bandera (a las 15 h)
  • 17 de febrero de 2019: El alquimista impaciente
  • 24 de marzo de 2019: La novia
  • 19 de mayo de 2019: Truman

También podemos disfrutar del ciclo de cine en español en Ascona, organizado por Los Amigos de la Lengua española y la Asociación Española de Ticino. Siempre a las 18.30h:

Captura de pantalla 2018-09-05 a las 22.44.44.png

Y la gente de la Asociación Suiza de Profesores de Español nos recomiendan 3 películas que se proyectarán al aire libre en el Landesmuseum dentro del ciclo de cine Bloom. La entrada cuesta 20 CHF y reducida 15 CHf para estudiantes. La taquilla abre a las 18h y la película la proyectan a las 20:15h.

  • 15 de septiembre de 2018: El hombre que mató a Don Quijote (en inglés con subtítulos en alemán).
  • 21 de septiembre de 2018: Campeones (español con subtítulos en alemán)
  • 22 de septiembre de 2018: Todos lo saben (español con subtítulos en alemán).

Para conocer ésta y otras actividades de otras demarcaciones (la Agrupación de Berna, la de Ginebra, la de Lausanna) consultad esta web oficial.

Un sábado en el Consulado

Ayer sábado me pasé por el Consulado de España en Zúrich. Había estado hablando con Nines durante la semana para ver si podía consultar las actas de los CRE constituídos desde el principio de los tiempos. Al menos esa era mi intención. Pensé, si los CRE están en funcionamiento desde los ochenta más o menos (no estoy seguro cuándo se constituyó por primera vez en Zúrich), debía de haber bastante documentación almacenada. Hacía una mañana estupenda, el sol lucía en medio de un cielo despejado. Llegué, empujé la puerta de entrada y esperé a que alguien me abriera las puertas de seguridad. A los pocos segundos una chica se asomó a la ventanilla y me dijo hola. – Hola! – hola. – ¿Tienes cita? No, contesté, pero vengo a consular unos papeles que me ha dejado Nines. – Vale, pasa. Había una persona siendo atendida en ventanilla, y a mí me dejaron pasar adentro, detrás de las ventanillas, donde me indicaron una carpeta y una mesa donde podía leer con tranquilidad. El sol entraba por la ventana y me daba en el cogote mientras ojeaba la carpeta con las actas. Leí y le eché un par de fotos a los papeles más interesantes. Sí, había cosas interesantes. Un par de actas de constitución de los CRE de 2002 y 2006. ¿Dónde estaba el resto? ¿2011? ¿2016?.. ¿y los anteriores? En cualquier caso dos cosas que me llamaron la atención. La participación había sido mayor en el 2002 y en el 2006 que en el 2011 y en el 2016. Las actas de estos dos últimos CRE faltaban pero al estar ya en Suiza en estos años recordaba una participación escasa prácticamente nula de entre 200 y 300 personas. En las actas de 2002 y 2006 la participación rondaba los ochocientos votos. ¿Qué estaba pasando? ¿La gente tenía menos interés ahora que antes? De algún modo si, pero había una cosa en común en los cuatro años. Cada candidatura conseguía reunir alrededor de 150 votos de media. Es decir, los años donde la participación era más alta, se podría decir que era debido al mayor número de candidaturas. No había ni hay pues una participación individual, espontánea de los ciudadanos en los CRE. Los candidatos buscamos a nuestros electores. Andaba yo con estos pensamientos rondándome en la cabeza cuando me di cuenta de que para ser un sábado el Consulado estaba extremadamente tranquilo. Había escuchado que en el pasado había colas de gente que aprovechaba el tiempo extra que da el fin de semana para hacer sus gestiones oficiales. Parece ser que el método de la cita previa estaba consiguiendo resolver el problema del desorden y los tiempos de espera, pero ¿a qué precio? Terminé con mis papeles, di las gracias a Manuel y a la otra chica que estaba trabajando de cuyo nombre no puedo acordarme ahora, y antes de abrir la puerta de seguridad me coloqué la chaqueta y el gorro. Mientras hacía esto, al otro lado escuchaba unas voces, alguien estaba hablando con la funcionaria. -Buenos días. – Buenos días. Venimos a renovar el pasaporte. – ¿Tienen cita? – No. – Me temo que entonces tienen que volver el Lunes, los sábados sólo se atiende con cita previa. – Vaya, no lo sabíamos. Venimos desde Dietikon adrede. – Lo siento. Entonces abrí la puerta de seguridad y vi a la pareja en la entrada. Aprovecharon que las puertas estaban abiertas para mirar adentro. – ¡Pero si no hay nadie! ¡Está vacío!, dijo la mujer. Ya no pude escuchar más porque salí a la calle. Esperé unos segundos, la pareja salía detrás mío visiblemente enojada. Hablé unos minutos con ellos. Propietarios de un restaurante en Dietikon, con muchos años en Suiza por detrás, conocían de oídas el CRE, pero no tenían claro para qué servía. Les invité al evento del CRE en el Ateneo Español de Zúrich del próximo sábado 25 de Febrero, pero me dijeron, que claro un sábado, el restaurante abierto, que no podrían. Me invitaron con amabilidad a pasarme un día a tomar un café por Dietikon.